Follow me

El diario de Rebeca Ugaz
Esenciales pre y post-parto
Baby Led Weaning
Juegos y actividades
DIY
Fiestas y cumpleaños
Welcome & Enjoy
•••
"Because being a mom has shown me what true love is."

Semana 23: peligro ¡embarazada!

Semana 23: peligro ¡embarazada!

 

 

6
Feb
Semana 23: peligro ¡embarazada!

Embarazo: día 161, semana 23, faltan 119 días

Peso: 59,8 Kg

Tamaño baby:  berenjena

Sueño: pues no me puedo quejar!

Antojos: fresas!

Síntomas: estoy perdiendo la cabeza! ah, no! que la tengo pegada.

•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

Dicen que las embarazadas perdemos la cabeza, se nos va la memoria, nos volvemos más “tontas”, olvidadizas y torpes ¿no lo habéis oído, nunca? Yo siempre había pensado que era una falacia, como la típica de las mujeres conductoras “¡mujer al volante tenia que ser!”, pero bueno ahora no entraremos en la guerra de sexos. Sin embargo, tras sufrir no uno si no dos embarazos, puedo corroborar que es cierto, por mucho que me pese, en los meses de embarazo me vuelvo más torpe y olvidadiza, quizás no ocurre a todas las embarazadas pero lo cierto es que es algo bastante generalizado. 

mujer embarazada olvidadiza y despistada
Menos mal que tengo la cabeza pegada al cuerpo, si no…

Parece ser que debido a los cambios hormonales que sufrimos las neuronas disminuyen su tamaño y sus interconexiones se ven alteradas ya que las sustancias que se encargan de enviar señales bioquímicas entre ellas se verían alteradas. Esto es transitorio ya que una vez damos a luz el proceso que ocurre seria inverso, creamos muchas más interconexiones, como por ejemplo debido al multitasking al que nos vemos sometidas con lo cual a largo plazo nuestro cerebro se verá favorecido.

En mi primer embarazo me dio sobretodo por la torpeza, rayé el coche con la columna del párquing de casa, tuve un accidente tontísimo en coche (visualizadlo: semáforo en rojo y yo parada detrás de un coche, me estaba sonando la nariz cuando por el rabillo del ojo veo que una moto da gas, pienso ¡coño! Se ha puesto en verde y yo despistada, cojo acelero, miro hacia adelante y ¡ZAS! Frené nada más ver que el coche de enfrente aún no había iniciado la marcha. El semáforo seguía en rojo y la moto se lo había saltado), y no sé si incluso rayé el coche en otra ocasión…

En este segundo embarazo me ha dado sin embargo por el despiste…y bastante grave… los que me conocen saben que soy como una agenda, no se me olvida nunca nada, y de hecho le hago de agenda a mi marido, recordándole fechas como médicos, revisiones de coche, etc… así que YO me olvide de algo es muy improbable, ojo soy humana y me puede pasar, pero JAMÁS con cosas importantes.

Y esto es lo que me pasó al tener que renovar mi situación en el paro… como sabéis estoy en el paro y además de momento aún percibo la prestación por desempleo…pues que me olvidé por completo, me acordé pasados ¡20 días! Claro eso me ha traído consecuencias, estar un mes sin cobrar la prestación (pero que lo cobras al final, o sea te alargan un mes por detrás la prestación) y encima penalizada un mes sin cobrar (este si que lo he perdido) por no renovar mi situación ante el SOC (Servei Català d’Ocupació). Algo indignante, juegan con los despistes de la gente, porque sinceramente, si te das de alta en autónomos o por cuenta ajena automáticamente les salta un aviso y dejas de cobrar la prestación por desempleo…así que encuentro de ladrones que aun tengamos que seguir “sellando” la cartilla del paro.

mujer embarazada  despistada
Espero no olvidarme nada…

Pero la cosa no acaba aquí, luego me olvidé el gorro y los guantes en los servicios de un centro donde fui a hacer un seminario del máster, tuve suerte y alguien los encontró y los llevó a recepción y pude recogerlos a la semana siguiente.

Y la última hasta la fecha, volviendo en Renfe de un seminario también del máster, despistada que iba yo con el móvil no me percaté que ya tocaba mi estación, al oírla por el megafonillo me levanté, tiré el móvil dentro del bolso, me puse la chaqueta, guantes, gorro, …y nada más salir del vagón y ver como el tren se iba, busqué el móvil en el bolso…y nada…en la chaqueta…y nada…me lo había dejado en el tren! Por lo visto cuando creí haber metido el móvil dentro del bolso este no cayó dentro (¿no os ha pasado nunca?). 

Desenlace: con el disgusto que llevaba, junto a marido y con el niño dormido (eran las 23:40 de la noche), fuimos en coche a la última parada de la línea, a Vic, llegamos a las 00:00, el tren hacia 5 minutos que había llegado, la estación sin un alma, por suerte estaba aún el de seguridad haciendo la última ronda antes de cerrar la estación…y ¡tenia mi móvil! Madre mía que suerte y ¡qué alegría!

Solo espero que los ataques de despiste hayan terminado ¡por favor! ¿Por qué si no? ¿Qué será lo próximo?

Besos,

R.

2 Comentarios
  • Betsabé
    Posted at 13:32h, 10 febrero Responder

    Madre mia! Que jodido es esto del embarazo.. no tenemos suficiente con augmentar de peso que encima nos volvemos torpes y olvidadizas.. hay que ver!! Suerte que hay gente buena y te devolvieron el movil jejeje

    Esperemos que no pierdas la cabeza 😉

    Besos!

    • rebeca_ugaz
      Posted at 23:57h, 10 febrero Responder

      Pues si…así que vete preparando para cuando te llegue el momento 😛

Publicar un Comentario