Follow me

El diario de Rebeca Ugaz
Esenciales pre y post-parto
Baby Led Weaning
Juegos y actividades
DIY
Fiestas y cumpleaños
Welcome & Enjoy
•••
"Because being a mom has shown me what true love is."

Semana 29: cosas que pasan…

barriga embarazada con pestañas dibujadas

Semana 29: cosas que pasan…

 

 

21
Mar
Semana 29: cosas que pasan…

Embarazo: día 203, semana 29, faltan 77 días

Peso: 62,6 Kg 

Tamaño baby: calabaza pequeña

Sueño: ¡fenomenal! Por una vez ya tocaba, ¿no?

Antojos: pues sigo con mi mezcla de yogur y frutos del bosque, sano sanito.

Síntomas: hemorroides 🙁

•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

Y aquí estamos, sumando semanas de nuevo, el 3 ya está más cerca y esto empieza a ponerse serio, cada vez me cuesta más caminar, por el peso que hace Baby2 en la zona de mi pelvis. A veces es levantarme de la mesa y casi ni poder andar! Os lo juro NO estoy exagerando. Será que la postura de estar sentada y tanto rato no debe ser muy buena y cuando me incorporo cuesta que todo se recoloque y hace que yo casi no pueda andar…deberíais verme, parezco un pato o más bien un pingüino andando!

Esta semana además hemos tenido el agradable notición que por fin el 1 de abril entrarán en vigor las 8 semanas de paternidad. Ueeee! A ver ya sé que no es la solución ni mucho menos, pero oye va a ayudar, y como dicen Roma no se construyó en un día… podría estar largo y tendido hablando de las deficiencias en nuestro sistema y de las incongruencias que sufrimos las mamás. Solo por mencionar una, la AEP recomienda 6 meses de lactancia materna exclusiva, pero solo tenemos 16 semanas de baja por maternidad, súmale unas dos más si compactamos la lactancia, y si usamos (que no deberíamos) nuestras vacaciones, aún así no llegamos a los 6 meses. Y teniendo en cuenta que un bebé no se desteta de la noche a la mañana, ni empieza a comer sólido en el mes 6 y 1 día… pues hay muchas cosas a mejorar, ¿no os parece?

embarazo, mujer, 29 semanas
Cada vez queda menos para ver a Baby2

Hablando de mejoras… las que me seguís por IG ya conoceréis la anécdota de esta semana. Si, os hablo del 8 de marzo, día de la mujer trabajadora, día de reivindicar cosas como las que os he mencionado más arriba. Día de dar a conocer como nos sentimos y como queremos que nos vean y nos traten. Día en que el morado es el color de las mujeres, porque todas nos unimos por una causa común, nuestra causa.

La cosa es que yo volvía de mi clase de máster (un viernes a las 22:30 de la noche), a causa de la huelga, había menos trenes de Renfe circulando, de hecho, el tren que suelo coger no estaba y tuve que coger otra línea que me deja a tal distancia de casa que no puedo ir andando y papi es quien tuvo que venir a recogerme a las 23:20 con el el #petitaleix, claro. Pero bueno de eso no me quejo.

Me quejo de que, en la andana, me senté (por suerte había sitio) al lado de una madre y una hija (tendría unos 20 tantos) que venían de la manifestación en Barcelona, ¿cómo lo sé? Pues porque llevaban unas camisetas moradas reivindicativas. Estaban comiéndose algo del McDonalds, en ese momento tengo que reconocer que las empecé a odiar… Ese olorcito a patatas fritas y comida fast food… para una embarazada es ¡tortura máxima! 

silueta de la barriga de una embarazada
¿no son monísimas la pestañas?

Pero no, que tampoco me quejo de eso. Al llegar el tren, me situé en una de las puertas (dejen salir antes de entrar se suele decir), mientras que madre e hija se situaron en otra de las puertas. Cuando vieron que en la puerta que ellas estaban había mucha gente por subir (o al menos más que en la que yo estaba esperando), decidieron venir hacia mi puerta, y en lugar de esperarse detrás, ni cortas ni perezosas se colaron delante mío y subieron antes que yo (imagino que querían coger sitio).

Os recuerdo que estoy de 29 semanas y mi barriga no se disimula ¡nada de nada ya! Total, que la madre se fue a buscar sitio hacia la derecha, mientras la hija se fue hacia la izquierda (no habían definido claramente la estrategia por lo visto). Yo fui hacia la derecha y vislumbré unos asientos (de estos que te sientas de lado en el tren, en lugar de en el sentido de la marcha). Me resultan más cómodos porque con la barrigota necesito poder estirar las piernas y los asientos normales al tener asientos delante me dificultan el tener una posición más cómoda.

En las acciones del día a día es donde realmente se demuestran nuestros valores de verdad.
Rebeca_ugaz

Pero justo solo quedaban dos asientos en el lateral, en uno se sentó la madre y en el otro yo. Mientras la madre llamaba a la hija a modo de “espabila que hay dos asientos”, pero yo me senté igualmente. Delante nuestro había un asiento libre (de esos que van cuatro, dos asientos enfrentados a otros dos), en los cuales un hombre llevaba tropecientas maletas, con lo que el espacio quedaba reducido y quien se sentara allí tenia que hacerlo con las piernas o muy encogidas o en diagonal hacia el pasillo del tren. Se sentó la hija.

Pues lo que tuve que aguantar por lo bajini, que si yo había ido de lista y veloz para sentarme en el asiento donde estaba, miradas que mataban en plan “tú vas sola y nosotras somos dos, ya nos podrías dejar sentarnos juntas”. ¿Hola? Perdona, pero 1.- tú te me has colado y 2.- Estoy embarazada no, embarazadísima con lo que no me voy a sentar en un espacio donde no puedo ni tener las piernas bien puestas. Obviamente yo que soy muy “polite” no le dije nada, simplemente seguí haciendo lo mío (leer whatsapps y ponerme al día con IG). 

Dos paradas después dos asientos se liberaron y la madre corrió a avisar a su hija para que se sentara, pero como la hija estaba un poco en la parra, se sentaron una señora mayor (más de 70 diría yo) y la que diría que seria su hija (50 y tantos). Y no os creéis que la madre empezó a hablar con la mujer mayor para ver si le cambiaba el sitio con su hija? ¿mande? 1.- esa mujer mayor también va acompañada, ¿Por qué debería dejar que fuerais vosotras dos juntas? 2.- recalco mujer mayor! ¿Le vas a hacer sentar en un asiento donde la pobre mujer no puede estirar las piernas?

silencio, bebé durmiendo en la barriga de mamá
¿Baby2 estará durmiendo?

A todo esto, yo flipando de la poca vergüenza que tenia esa señora, la que venia de reivindicar unos derechos para las mujeres y se llenaba la boca de un discurso que ni ella misma era capaz de poner en práctica. Por suerte la mujer mayor le dijo que no y no se cambió de sitio. 

Mujeres, actuemos, dejemos de llenarnos la boca con discursos de igualdad, de tolerancia, de como queremos que nos traten los hombres y pregonemos con el ejemplo, dejemos de decir una cosa y hacer otra. Dejemos de ponernos la zancadilla y de ser egoístas. Respetémonos entre nosotras. No me sirve el “como quiero que me vean o me traten” si yo veo y trato a las demás de forma distinta. En las acciones del día a día es donde realmente se demuestran nuestros valores de verdad y si lo hacemos ganaremos fuerza para realmente reivindicar todo aquello que queremos. Pero primero tenemos que empezar a respetarnos y ser mejores personas entre nosotras. Ala ya lo he dicho!

¡Pero oye! Nosotros contentos porque papi va a poder ayudar a mami y disfrutar más de Baby2 con sus 8 semanas de baja por paternidad!

Besos,

R.



1 Comment
  • Adria
    Posted at 00:26h, 23 marzo Responder

    Lamentablemente hay más personas de las que nos imaginamos como la mujer que describes.
    A parte que desgraciadamente cuando alguien hace algo malo no suele haber nadie que recrimine esa acción para no buscarse problemas, con lo que el maleducado suele salir reforzado, porque no hay nadie que le toque la cresta.

Post A Comment